¿Para qué sirve un blog?

Lectura de 3 minutos.

Por Ricardo ZamoraDirector de Mola
para que sirve un blog

Hoy en día parece que, si nuestra empresa no tiene un blog, no es nadie en el mercado. Pero realmente ¿sabemos para qué sirve un blog? ¿Nuestra empresa debe tener uno? ¿En qué caso es rentable invertir en tener un buen blog?

El primer objetivo para tener un blog suele ser mejorar nuestra presencia online. Parece claro que contar con un buen blog mejora nuestra comunicación con nuestro público objetivo y eleva nuestra reputación.

Un blog suele estar incorporado dentro de un sitio web. En él incluímos información mucho más dinámica y más aséptica que en el sitio web, que es el que reservamos para hablar de nuestro producto/servicio de un modo más comercial y fijar nuestra propuesta de valor, cartera de productos/servicios y resto de información “comercial”. Es cierto que en muchas ocasiones, una web es un blog en sí, por ejemplo cuando hablamos de marcas personales. Asimismo, y en los últimos tiempos, webs y blogs se entremezclan entre si, encontrando páginas en los que cada vez es más difícil diferenciar entre lo que es contenido comercial y contenido editorial. En Mola somos poco amigos de las estrategias encorsetadas y te animamos a que tu web o blog atienda unicamente a los objetivos de tu marca, más allá de una estructura concreta.

El Blog se centra en un tema o conjunto de temas en el que tenemos pericia y en el que tratamos de posicionarnos como una referencia de mercado. Del mismo modo, la temática de nuestro blog puede estar centrada en temas que interesen a nuestro público objetivo, más allá de que tengan que ver o no con nuestros servicios, cuando el blog lo tratamos como una herramienta de captación de leads (prospectos).

Y es que la atracción y captación de leads debe ser uno de los grandes objetivos de un blog. Desde el mero darnos a conocer nuestra capacidad y sapiencia en un tema concreto, hasta, como nivel óptimo, poder captar leads y oportunidades de negocio. Según un estudio de Hubspot, los profesionales del marketing B2B que llevan un blog consiguen un 67% más de leads que aquellos que no lo tienen.

¿Para qué sirve un blog?

  • Mejorar nuestra reputación. Darnos a conocer como especialistas en un determinado tema y de este modo mejorar la percepción que nuestro público objetivo tiene de nuestra marca. De este modo, cuando surja una necesidad que tenga que ver con los productos/servicios que nosotros ofrecemos, el cliente en perspectiva nos tendrá en el “top of mind” de expertos a la hora de solucionar su problema.
  • Mejorar nuestro SEO. Al hablar de un tema concreto estaremos abarcando un montón de palabras clave sobre esa temática, lo que hará subir nuestro posicionamiento en las búsquedas relacionadas y la autoridad de nuestro dominio. Un blog bien estructurado, con una buena analítica de palabras clave (keywords) y contenidos de valor, es la mejor manera de mejorar el SEO de tu web. Para estructurar bien un blog, debes partir de una serie de temas pilares y palabras clave primarias y secundarias entorno a él. Piensa en como las personas buscan información online. Tu blog debería ser respuesta a todas esas posibles preguntas y temas de interés entorno a tu temática.
  • Captar tráfico y leads. Un blog con una buena estructura y un buen SEO atraerá mucho tráfico orgánico, que una vez dentro de tu sitio podrás convertir en leads y oportunidades de venta con una web optimizada en Inbound Marketing. Hay que tener en cuenta que una web “comercial” tiene limitado el poder de atracción de tráfico. El blog nos da un dinamismo difícil de abarcar sólo con una web, nos permite estar en la conversación y tratar temas referentes a palabras clave con buenos índices de búsqueda que pueden ser “convenientemente” dirigidos a nuestra oferta de valor. El blog nos puede ayudar a captar público que aún no esté interesado en nuestro producto porque tal vez no haya tenido la necesidad, pero que bien trabajado pueda ser un cliente en un futuro cuando esa necesidad surja.

¿Cuándo es más necesario?

En cualquier caso, decidir tener un blog no es el final, en realidad es sólo el principio. Un blog nos obliga a realizar una buena planificación, a alimentarlo convenientemente de contenido de valor, nos obliga a estar a la última en los temas sobre los que tratamos o tener un gran “know-how” en la temática elegida, y por último, necesita de un continuo trabajo de análisis y optimización de las entradas producidas para que estas estén actualizadas y tengan un buen `posicionamiento en las palabras clave y búsquedas relacionadas.

Qué duda cabe que tener un blog es una inversión en tiempo y esfuerzo, y hemos de tener claro si toda esa inversión va a tener resultados. Nuestro consejo es que siempre o casi siempre un blog será una excelente inversión. Como nos gusta decir en Mola, tu «Know-how» es tu patrimonio, y un blog es la manera perfecta de ponerlo en valor.

Cuanta más incidencia tenga la búsqueda información en un proceso de compra, más necesario será tener un buen blog. En procesos de compra inmediatos o muy rápidos un blog te puede ayudar a la hora de mejorar reputación o incluso comunicarte de un modo dinámico con tu público objetivo. Pero es en los procesos de compra más “laboriosos” cuando todo el trabajo de un blog y lo optimizado que tengas la conversión y captación dentro de él, tendrán una especial relevancia y podrán ayudarte de un modo decisivo en la consecución de tus objetivos de venta.

Esperamos que cuando alguien te pregunte ¿Para qué sirve un blog? esta breve exposición haga que tengas las ideas mucho más claras.

DESCARGA GRATIS NUESTRO EBOOK SOBRE CÓMO MEJORAR LA VISIBILIDAD ONLINE DE TU MARCA