CRM para turismo: ventajas de utilizarlo

Lectura de 3 minutos.

Por Ricardo ZamoraDirector de Mola
CRM en turismo

¿Sabes que es un CRM? ¿Conoces todas las ventajas que puede aportar trabajar con uno en el sector turístico? ¿Quieres aprovechar todo el potencial de la tecnología para captar turistas? Si alguna de estas cuestiones es de tu interés, quédate 3 minutos con nosotros y decubre todo lo que puede aportarte trabajar con un CRM para turismo.

CRM ¿Qué es?

Un CRM (customer relationship management) es una herramienta de gestión de prospectos, y a través de ella puedes maximizar la relación que tienes con tus potenciales clientes para convertirlos en turistas.

No obstante, y en toda la extensión del término, un CRM es mucho más. Es un modelo de gestión de crecimiento en el que el turista esta en el centro, ya que todas tus decisiones están basadas en la información que captas de ellos.

Cuando oímos hablar de Big Data como el nuevo must en las relaciones comerciales, no podemos dejar de pensar en que un CRM es la manera de gestionar toda esa cantidad ingente de datos que vamos captando sobre los usuarios y potenciales clientes a través de todas las interacciones que tienen con nosotros y nuestros canales (web, presencial, teléfono, redes sociales, email, etc), registrarlos, procesarlos y aprovecharlos para tomar decisiones y conseguir que con el tiempo y nuestro trabajo, puedan convertirse en turistas de nuestro destino o establecimiento.

New call-to-action

Ventajas de trabajar con un CRM para turismo

La digitalización de un destino turístico empieza por trabajar con los datos, y un CRM es una herramienta básica y fundamental para hacerlo. Gracias a él podremos conseguir innumerables ventajas, entre ellas:

  • Relacionarnos con nuestros clientes potenciales de un modo personalizado y aportándole valor real. Si hay algo que define a un CRM es la personalización que podemos conseguir gracias a él. Hablar de tú a tú con tu público, aportándole la información que requiere y necesita, alejándonos del «spam»… es crear una relación sólida y aportar valor a esa persona. Esto no es un monólogo, es una conversación, y aquellas organizaciones que no lo apliquen a rajatabla quedarán en fuera de juego a las primeras de cambio.
  • Conocer a nuestros turistas. Qué quieren, por dónde se mueven, qué tipo de ofertas son las que les gustan…. todo esto y más lo podemos saber monitorizando y haciendo las preguntas adecuadas en el momento justo. Si sabemos cómo son nuestros turistas y cual es su comportamiento de compra será más facil saber lo que les tenemos que ofrecer y por tanto multiplicaremos nuestras posibilidades de éxito.
  • Segmentarlos. Gracias a los datos podremos conocer cual es el perfil del turista que se interesa por nosotros, cuáles son los grupos principales a los que debemos atacar (quienes son mis buyer persona).
  • Automatizar procesos. Con un CRM podremos comenzar a trabajar con la automatización de procesos. Todas aquellas tareas rutinarias que antes hacíamos manualmente, podremos dejarlas ahora en manos de la tecnología, consiguiendo ser más eficientes y rentables.
  • Rentabilizar nuestra inversión en comunicación y medios. Si tengo bien identificados a los distintos perfiles de turista que se interesan en mí, puedo ser más eficiente a la hora afinar en los impactos de comunicación. Un buen CRM me dará incluso la posibilidad de captar con nombres y apellidos a todos aquellos que se ineteresen por mi comunicación, de manera que en futuras campañas pueda dirigirme directamente a ellos, maximizando mi inversión en publicidad y siendo rentable al extremo.
  • Mejorar mi atención al cliente y conseguir verdaderos embajadores de marca. Si con los datos consigo conocer tan bien a nuestros clientes, sus necesidades, gustos y prioridades, podré ofrecer un servicio excelso. Por todos es conocido que una gran experiencia es el principal motor para activar las recomendaciones en los clientes y eso, en el ecossitema digital actual, es oro.